Tecnologías de detección

Hace cosa de año y medio amanecí con un dolor muy intenso en el abdomen. Lo primero que hice fue vestirme, coger mi tarjeta del Igualatorio y presentarme en Urgencias de la clínica más próxima. Después de hacerme un examen externo y darme a firmar los impresos correspondientes a lo que se veía venir, me llevaron encima de una camilla hasta el departamento en el que se encuentran alojados los escáneres de ultrasonidos para practicarme una ecografía. ¿Saben cómo funciona ese invento? Me van a permitir que se lo cuente en pocas palabras (las mujeres que hayan estado embarazadas se pueden saltar las próximas líneas). Primero se aplica sobre la piel del paciente una capa de vaselina para que el contacto con el detector el contacto sea total y no queden capas de aire que generen distorsiones en la imagen. El cabezal emite una señal sonora con una frecuencia de 5 megahercios, que nadie oye porque está muy por encima -unas 200 veces- de lo que puede percibir el oído humano. Con los datos reflejados un software complejísimo elabora una imagen del interior del cuerpo que sirve para que el cirujano se haga una idea de lo que va a encontrar. Tras haber contemplando mi propio apéndice, palpitante y agónico en medio de un claroscuro de formas que recordaba a un mapa de los fondos marinos trazado con el sonar, no es necesario dar más detalles. De allí pasé al quirófano y no salí de la clínica hasta cinco días después.

No por casualidad recurro a esta comparación con el sonar, ya que se trata del mismo principio. Las técnicas de detección por ultrasonidos también se emplean para aplicaciones que no tienen nada que ver con medios orgánicos o acuosos: por ejemplo para analizar el interior de piezas de acero y raíles de tren en busca de poros, partes vacías u otros defectos que puedan comprometer la seguridad del material. Hay campos enteros de la industria que se han desarrollado en torno a la captación y el análisis de señales sonoras y de otros tipos -electromagnéticas, químicas, térmicas, luminosas, etc.- Estas tecnologías no son nuevas. Algunas, como los rayos X, sonar o radar) datan de hace más de cien años. Comenzaron a despegar tras la invención de la válvula amplificadora a comienzos del siglo XX y del transistor en 1947. Sin embargo es de unos años a esta parte cuando están desplegando su potencial merced a la incorporación de la informática y las tecnologías de proceso de datos.

Hablar del papel que tienen las tecnologías de detección en la economía moderna es quedarse corto acerca de su verdadero significado para la civilización moderna. ¿Qué sería del mundo actual sin los dispositivos que permiten ampliar el alcance de los sentidos humanos para explorar su entorno? El telescopio de Galileo y el microscopio de Lewenhoek fueron auténticos regalos para la ciencia. Un simple pedazo de cristal encajado en un tubo y una gota de agua pegada a un agujerito en una placa de cristal abrieron las puertas a una nueva visión del universo en dos sentidos opuestos: los espacios siderales y el microcosmos. Aquello bien podría haber quedado en el simple placer de adquirir conocimiento. Pero ahora todos los dispositivos de detección surgidos de la revolución científica (radares meteorológicos, sismógrafos, contadores Geiger, aparatos de rayos X, cámaras fotográficas, sensores térmicos y de movimiento, secuenciadores de ADN y un largo etcétera) resultan imprescindibles por razones que no es necesario explicar.

En la sociedad del conocimiento, el futuro y aun se podría decir que la misma supervivencia de las naciones no depende de los recursos naturales, ni del trabajo de las administraciones públicas, mucho menos aun del signo ideológico de los gobiernos. Depende de que se tenga presente la importancia estratégica de las tecnologías de detección y se dedique a su desarrollo el interés social y el esfuerzo que requiere un campo clave de la industria como este, siempre necesitado de especialistas y con un potencial nada despreciable para la creación de puestos de trabajo. Ahora que se habla del agotamiento del actual modelo económico y de posibles salidas a la crisis a base de innovaciones y mejora de la competitividad, sería conveniente dedicar un rato de reflexión al tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: