Sobre el “decreto” de reutilización de software del Gobierno Vasco

El pasado 23 de agosto el B.O.P.V. publicó el texto del decreto 159/2012 de 24 de julio para la apertura y reutilización de aplicaciones informáticas desarrolladas por las administraciones públicas vascas, también conocido como Ley del Software Libre. Diversas patronales del sector de las Tecnologías de la Información (Gaia), una asociación vasca para el fomento y la difusión del Software Libre (ESLE) y, como no podía ser menos, el propio Gobierno Vasco, han saludado este acontecimiento como un hito decisivo en el proceso que ha de convertir a Euskadi en líder en desarrollo de Software Libre. Una visión menos triunfalista y más equilibrada, junto con un inventario de limitaciones y posibles defectos de la ley, nos la proporcionan empresarios independientes como José Antonio del Moral o el bloguero Daniel Gutiérrez.

El problema con las leyes es que se ha abusado tanto de ellas que ha llegado un momento en que ya no constituyen herramientas de gestión social sino más bien especímenes de una especie de género literario relacionado con la propaganda gubernamental -da igual si de un partido o del otro-. Alguien hace una ley porque necesita ruido mediático para llamar la atención, o porque prometió algo a un sector específico de su electorado a cambio de unos cuantos votos y quiere hacer ver que está trabajando en cumplir su promesa. O al menos que parezca asi.

Hacer leyes no significa poner los medios para alcanzar situaciones que se perciben como socialmente deseables. Las leyes no son más que una  declaración de intenciones, asimilada frecuentemente a la agenda pública de un gobierno con apetencias electorales o de prestigio. En el caso que nos ocupa da la impresión de que la ley del software libre del Gobierno Vasco ha sido hecha más por jefes de prensa que por expertos en informática. El problema con una ley como esta no es que no se vaya a cumplir, sino que por la misma vaguedad de sus formulaciones resulta incluso imposible decidir si se ha cumplido o no. Cada cual interpretará los resultados a la medida de su conveniencia, sobre todo las empresas de software y productos propietarios que siguen y seguirán haciendo negocios con la administración.

Para impulsar el software libre encuentro -y es tan solo mi opinión- que sería más eficaz la realización de un proyecto de ejemplo, tal vez en alguna dependencia administrativa, administración municipal o entidad pública o en la que para ahorrar costes se estableciera un sistema de gestión de procesos basado no en las soluciones privativas habituales como SAP, sino en alternativas de código libre (por ejemplo Openbravo). Esto no solo serviría para demostrar las ventajas económicas del software libre, sino que además podrían favorecer la consolidación de pequeñas empresas de base local para cometidos de desarrollo, implantación, mantenimiento, consultoría y formación. El dinero público no iría a parar a grandes multinacionales alemanas o estadounidenses, sino que estimularía la creación de riqueza y puestos de trabajo en el país, contribuyendo al progreso tecnológico y la integración social de las zonas rurales.

Siquiera un modesto proyecto piloto, bien auditado y sometido a seguimiento, podría encauzarse sin problemas al constituir la única alternativa para un municipio sin dinero, y tendría la ventaja de la necesidad basada en las condiciones de partida precarias. En caso de salir adelante, generaría efectos de imitación. Finalmente contribuiría a fortalecer la cohesión social y las economías locales. Por no hablar del resto de ventajas inherentes a la utilización del software libre.

No es por ahí por donde van los planes del Gobierno Vasco. Llama la atención el que el propio decreto evite utilizar en sus epígrafes la propia denominación “software libre”, recurriendo al término más oscuro y específico de “aplicaciones reutilizadas”. No hace falta decir que este instrumento jurídico tampoco aporta medios para hacer efectivo su cumplimiento, ni establece mecanismos de control para supervisar los progresos realizados. Ni siquiera designa una instancia competente para la presentación de quejas y reclamaciones en caso de vulneración.

One Comment to “Sobre el “decreto” de reutilización de software del Gobierno Vasco”

  1. ¿Cuando tendremos Apache openoffice en euskera?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: