Apple iPhone 4: detrás del escaparate

Si alguna vez han intentado desmontar un iPhone 4 se habrán dado cuenta de que no es tan fácil como parece. Los tornillos que sujetan el dispositivo por la base son de un tipo inusual, con hendiduras en forma de estrella de puntas redondeadas (pentalobe screw). Si quieren conseguir una herramienta para extraerlos ni siquiera la podrán encontrar en comercios especializados. Tienen que pedirla a Estados Unidos a través de tiendas on line como Ifixit. El motivo de que Apple proteja con tanto celo las interioridades de su producto estrella parece obvia: resulta más fácil sostener las pretensiones de exclusividad de un iPhone cuando el público no es capaz de ver que aquel lleva dentro los mismos componentes que cualquier otro dispositivo de la competencia. Hay sin embargo otras razones además de esa. En un estudio realizado sobre los componentes del iPhone 4, la empresa de investigación de mercados iSuppli demuestra que el coste unitario de un smartphone de la marca Apple, teniendo en cuenta los descuentos habituales por grandes números, es de apenas 150 euros, una cuarta parte del precio de venta al público.

El secreto del éxito de estos pequeños gigantes de la manzana no estaría tanto en un diseño visionario o una ingeniería que va cinco años por delante de su época como en la existencia de un generoso margen de maniobra económica que hace posible unos logros empresariales en apariencia contradictorios: la mayor cuota de mercado, beneficios colosales, servicio post-venta ejemplar y unas condiciones de garantía modélicas.

La historia del éxito empresarial de Apple es también la de la taiwanesa Foxconn, otro coloso omnipresente en la industria electrónica y poco conocido salvo por las precarias condiciones en que trabaja su personal y determinadas historias de abuso laboral y malos tratos que últimamente han sido muy publicitadas en Internet y los medios de comunicación. Foxconn, con una plantilla total de 1.200.000 empleados, y que dispone de plantas de montaje en Asia, Europa y América Latina, es un fabricante de diseños originales, en otras palabras, alguien que se encarga de resolver los innumerables problemas de industrialización de productos de diseño exclusivo como el iPad de Apple, las consolas Sony o el lector de libros Kindle.

Acerca de la controversia en torno a Foxconn prefiero remitir al lector a otras informaciones más detalladas como la referencia de esta empresa en la Wikipedia o el artículo de Aurelio Jiménez en el Blog Salmón. Más que demagogia lo que procede es una serena reflexión acerca del verdadero valor de las cosas, porque el tema no es nuevo: pastelillos cocinados en la Europa colonial a costa del sufrimiento de esclavos en las plantaciones de caña de Cuba y la Martinica; flores cortadas en Bolivia y Kenia por mujeres que trabajan con salarios ínfimos y llevadas en Avión hasta las tiendas de Amsterdam; Niños trabajando en las fábricas de plástico de Shenzen, para que en los bazares chinos de Madrid se pueda comprar un juego de rotuladores de colores por menos de un euro.

Quizá no exista otra manera de hacer las cosas, e incluso los mismos trabajadores locales estén contentos con la situación, puesto que no conocen otra cosa y la alternativa al sufrimiento que comporta ganar esos modestos ingresos sea mucho peor. Pero la realidad es esa y no debemos perderla de vista si queremos obtener una imagen precisa del mundo, más allá de la publicidad de los artículos electrónicos y las estupideces retóricas del difunto Steve Jobs: para que Escarlata O’Hara organice sus bailes en Tara, con guirnaldas, banderines, lámparas de araña y damas desmayándose en los divanes, siempre hará falta que unos cuantos negros se deslomen trabajando en la cocina y en los establos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: