Posts tagged ‘disco duro’

10/09/2009

Todos éramos informáticos forenses

norton

En serio. Sucedió en los primeros tiempos del PC, cuando todo aquello era nuevo bajo el sol, MS-DOS el no va plus ultra y Bill Gates sentenciaba que nadie llegaría a necesitar más de 640 kilobytes de memoria. La frase es apócrifa, pero de todos modos hizo bien en callarse lo que pudiera haber opinado sobre discos duros o frecuencia de la CPU. En aquellos días el usuario de a pie, desde el momento en que aprendía a teclear ‘dir’ y ‘Control+Alt+Supr’, tenía un privilegio que luego perdió: acceso directo al hardware. Y gracias a esto muchos recibieron sus primeras lecciones de forénsica digital, aun sin darse cuenta. Les sucedió igual que al célebre personaje de Molière, Monsieur Jourdain, que hablaba en prosa sin saberlo.

No me creen, ¿verdad? Y sin embargo, ustedes también utilizaron un minúsculo programa llamado Undelete para recuperar archivos borrados, cambiando el signo de interrogación inicial por un carácter cualquiera y volviendo a la vida algo que parecía definitivamente perdido. Sus amigas abrían la boca de admiración cuando le veían cazar a mano el virus de la pelotita o el temido Viernes Trece rastreando sus delatoras firmas con el Norton Disk Editor. Y no intente negarlo: usted mismo, en la intimidad de su cuarto, se sirvió de este mismo editor hexadecimal para aumentar su cifra inicial de fondos en SimCity y algún que otro simulador con el que se entretenía los fines de semana antes del despegue de Internet.

La edad de los pioneros y del usuario experimentado -que aprendía a fuerza de horas ante la línea de comando- llegó a su fin. Después vino la era Windows, con sus interfaces gráficos y un kernel que se hizo con el control. Las Utilidades Norton quedaron reducidas a una insípida suite de herramientas tontas y conformistas, y jamás volvieron a alcanzar su primitivo ratio de cobertura entre lo que el usuario esperaba de ellas y lo que realmente obtenía.

El círculo se cierra hacia el cambio de milenio con las primeras distribuciones Linux. El usuario volvió a tener acceso al hardware -si bien indirecto y limitado-. bash le ayudó a recuperar la línea de comandos, donde ahora puede ejecutar software procedente del mundo Unix, con una potencia y una versatilidad desconocidas en la informática de consumo. Con un entorno hardware que dicho sea de paso, hoy se encuentra a años luz no ya del existente en los tiempos del primer PC, sino incluso a comienzos de los noventa: microprocesadores varios miles de veces más potentes, discos duros con una capacidad diez mil veces superior, y los míticos 640 K de Bill Gates multiplicados por más de seis mil.

Anuncios
14/07/2009

Esclavos de la S.G.A.E.

slavesLlevo algún tiempo sin comprar discos duros por aquello de la crisis. Como tengo una pila de ellos me dedico a reutilizar los antiguos para almacenamiento de datos, experimentación o a veces como simples pisapapeles. Pero el otro día necesitaba uno de mayor capacidad para guardar imágenes forenses y fue entonces cuando me enteré de la última felonía de la Sociedad General de Autores de España. Resulta que de un tiempo a esta parte existen soportes PATA de dos tipos: disco maestro de sistema y disco esclavo. Hasta ahora en el sistema IDE, utilizado en ordenadores domésticos y de oficina desde comienzos de la década de los 90, los discos duros se conectan por parejas sobre el mismo cable, uno como master (maestro) y el otro como slave (esclavo). En cualquier caso se trata del mismo dispositivo: la configuración se lleva a cabo mediante jumpers. Por razones de economía y logística parece absurdo fabricar dos productos cuando se puede hacer uno solo adaptable a voluntad. La dependienta me comentó que no había habido ninguna modificación física. Los aparatos son los mismos de siempre. La distinción entre maestro de sistema y esclavo obedece al impuesto de la S.G.A.E.

El argumento es que el sistema operativo ha de ser instalado en el maestro, y no queda bien cobrar por algo que el ordenador necesita para funcionar, aun cuando dentro del mismo disco existan cientos de gigas para almacenar películas de Angeles González Sinde o canciones de Miguel Bosé bajadas de la red. Pero si se quiere instalar un segundo disco duro (esclavo), la S.G.A.E. entiende que la intención del usuario es guardar datos, o mejor dicho cometer delitos contra la propiedad intelectual, y preventivamente le requiere para que pase por caja. Ni qué decir tiene que los discos esclavos cuestan más que los maestros.

Todo esto plantea algunas implicaciones tan injustas como disparatadas. Aparte de que tanto el maestro como el esclavo sirven para guardar datos, no es cierto que un sistema operativo no pueda ir instalado en el esclavo. Es el caso frecuente de quienes como el que suscribe utilizan Windows y Linux en sistemas de arranque dual. Aplicando esta lógica no solo habría que cobrar el impuesto en todos los discos, sino cuatro veces por cada uno, ya que este es el número de particiones primarias que pueden crearse en un soporte IDE.

En esta particular visión del mundo creada por los razonamientos de la S.G.A.E., más típica de la escolástica medieval que de la ciencia jurídica moderna, la mayor melonada concierne a los discos SATA, una variante moderna del sistema IDE en la que no existe la relación maestro-esclavo. Pues bien, estos dispositivos también son vendidos unos como maestros y el resto como esclavos a un precio más alto. Algunos pensarán que tienen la solución: no quejarse tanto, comprar maestros y luego hacer con ellos lo que nos de la gana. No es tan simple: a la infamia del oráculo sigue la picaresca del comerciante: el disco duro maestro de sistema solo lo venden instalado en ordenadores nuevos. El resto, incluyendo al esquilmado usuario, son esclavos. Simples siervos de la gleba en el cortijo del irascible y artísticamente improductivo Teddy Bautista.

13/06/2009

Borrado de datos seguro al 100%

Esta es la mejor forma de garantizar la privacidad de la información al dar de baja un ordenador. Estoy pensando en comprarme algo asi para la oficina…

02/06/2009

Reciclaje de discos duros en China

hddLa revista alemana c’t – magazin für computer technik informa en su número de abril de 2009 sobre las peripecias de varios usuarios que habiendo adquirido discos duros externos a un comerciante chino a través de eBay (you_shopping_tube Company Ltd), recibieron mercancía por debajo de sus expectativas. La queja más frecuente es que los dispositivos entregados por el vendedor chino llevan en su interior discos duros usados procedentes de iPods de cuarta generación. Sobre ello existen denuncias de un penoso servicio al cliente, de gestión engañosa de las reclamaciones e incluso de amenazas e insultos por parte del comerciante chino. Todo ello sin contar el perjuicio a los productores originales (Toshiba, Samsung, Hitachi), cuyas marcas a menudo figuran en etiquetas falsificadas o incluso en modelos inexistentes, empaquetados con un encomiable despliegue de imaginación por parte de los piratas de producto.

La experiencia negativa de los clientes de eBay no es algo nuevo. En el portal de subastas el género falsificado en China forma ya parte de la gama habitual. Con frecuencia, y a petición de los fabricantes afectados, los administradores suspenden operaciones de subasta, pero resulta imposible combatir con eficacia la plaga. La piratería de producto afecta a todas las marcas y a todos los ramos de la industria (se quedaría de una pieza el lector si le dijéramos algunos de los objetos que han llegado a clonarse). Sobre el tema concreto de los discos duros puede consultarse este enlace.